Secretos para una parrillada con estilo. Parte 2

El mes pasado te dimos algunos tips para tener una parrillada perfecta con amigos cercanos y familia.

 

En este artículo te traemos la segunda parte para que todo salga perfecto y además muestres tu estilo en la mesa, ¡comencemos!

 

Uso de hierbas aromáticas

El romero o el tomillo son dos ejemplos de hierbas aromáticas que le darán un toque especial a la carne. Normalmente se suelen introducir en los laterales de la barbacoa.

 

Asando costillas

Si vas a asar cortes con hueso, procura primero cocinar del lado de los huesos para después darle la vuelta y terminar por el lado de la carne. En el caso de la carne con costillas, lo mejor es dejarla mucho tiempo con los huesos hacia abajo y darle la vuelta al final, cuando esté a punto de ser servida, para que se termine de cocer bien.

 

No pinches la carne

 Pinchar la carne para ver si ya está lista es un grave error y es súper común caer en ello. El corte, por más pequeño que sea, provoca que los jugos se drenen y que la carne quede seca.

 

Cocción perfecta

Para saber si la carne está lista utiliza un tenedor. Apóyalo sobre la carne y haz une leve presión sobre ella.  Si la carne está muy blanda, le falta cocción. Si está flexible, ha llegado a su punto medio y, por último, si está firme, significa que ya está bien cocida.

 

Tapa la parrilla

La tapa hace que el calor se distribuya de forma uniforme por toda la parrilla y cocine bien los alimentos. Si la tapa se deja abierta, el calor se escapará y no llegará a la comida, aumentando significativamente los tiempos de cocción. Los cortes grandes de carne no pueden cocinarse al 100% sin la tapa.

 

Ahora ya tienes nuestras recomendaciones para tener una parrillada llena de estilo y con una carne deliciosa. Recuerda utilizar tu vajilla Corelle y platos de servicio para disfrutar de esta gran comida.