Mitos y verdades de la cena perfecta

La cena perfecta es la que aporta un poco de todos los nutrientes, te permite disfrutar de ese último rato del día, te prepara para dormir y, sobre todo, te ayuda a llevar una dieta balanceada sin perjudicar tu salud. Parece difícil, pero es más fácil de lo que crees.

 

¡Los cereales no son una buena opción para cenar! Son un plato fácil ya que solo debes servirlos en el bowl, sin embargo, aunque son ricos en fibra también lo son en azúcar.

 

¿Y qué me dices de la fruta? Tampoco es una buena opción. Es cierto que se recomienda consumir de 2 a 3 piezas de fruta al día, sin embargo, no son la mejor opción por la noche (excepto el aguacate y el coco). Te recomendamos mejor incluir proteína en la cena.

 

Antes de abrir la nevera piénsalo dos veces: por lo regular cuando llegamos a casa tenemos la ansiedad del día y ganas de saciar el hambre y tomamos lo primero que vemos en el refrigerador. Antes de hacerlo toma unos minutos para relajarte y toma un vaso con agua.

 

Una buena idea para cenar son las opciones de alimentos de origen vegetal, te sonará raro, pero puedes cenar sopa o algún puré (en pequeñas porciones).

 

La proteína animal también es una buena opción ya que ayudará a tus células musculares a regenerarse mientras duermes. Puedes cenar huevos, carnes, pescados y mariscos magros. En el caso de los alimentos de origen vegetal puedes consumir legumbres (garbanzos o alubias), frutos secos (pistaches), semillas, quinoa y soja.

 

Recuerda tampoco cenar muy tarde, se recomienda esperar mínimo dos horas después de cenar para irse a la cama.

 

¡Esperamos que estas opciones te sean de utilidad y las comiences a aplicar! Una vajilla resistente, fácil de lavar y apilable te ayudará también a ahorrar tiempo en la noche para dedicarlo a una buena cena. Elige la tuya aquí