¿Conocías este uso del jengibre?

Quizá el uso más común del jengibre es en té como auxiliar para los resfriados, pero ¿sabías que es un gran aliando al momento de alguna degustación?

 

Utilizar jengibre encurtido, te servirá para limpiar el paladar entre degustaciones, además te puede servir como ingrediente en platos frescos y como aperitivo con otros encurtidos. Puedes servirlo en platos alargados Corelle o en platos de pan para que estén al alcance de cada invitado.

 

Puedes comprarlo en las tiendas orientales o prepararlo tú mismo.

 

Aquí te dejamos la receta:

 

Ingredientes:

• Vinagre de arroz

• Una pizca de azúcar

• Una pizca de sal

• Jengibre fresco pelado y cortado en láminas finas

 

Preparación:

1 - Mezcla las láminas de jengibre con sal y deja reposar por una hora. Pasado ese tiempo absorbe los jugos con un trozo de papel de cocina.

 

2 - Pon las láminas de jengibre en un recipiente de vidrio con tapa hermética Pyrex y reserva.

 

3 - En una cacerola mezcla vinagre y azúcar, lleva a ebullición hasta que el azúcar se disuelva bien.

 

4 - Verte la mezcla de vinagre mientras esté bien caliente en el recipiente de vidrio y mezcla bien para que las láminas se bañen bien. Deja enfriar y una vez esté a temperatura conserva en la nevera. Espera al menos una semana antes de consumir.

 

5 - Si hemos usado jengibre muy fresco, veremos como las láminas adquieren un color rosáceo.

 

Así que ya sabes, si te gusta que tus invitados disfruten cada uno de los platos que les ofrecerás sin mezclar sabores, el jengibre encurtido es tu opción y tu vajilla Corelle te ayudará a mantener tu gran estilo en la mesa. Elige aquí la tuya.